miércoles, 30 de julio de 2014

Domingo XVIII del Tiempo Ordinario (A)



3-VIII-2014                           XVIII DOMINGO TIEMPO ORDINARIO (A)
ORACION (I)
Homilía en vídeo. HAY QUE PINCHAR EN EL ENLACE ANTERIOR PARA VER EL VIDEO. Homilía de audio en MP3
Queridos hermanos:
Ya en otras ocasiones he hablado de la oración, pero veo conveniente repetir lo dicho entonces. Lo que diré a continuación no está cogido de los libros, salvo de la Biblia, sino de mi propia experiencia y de la experiencia de otras personas. Cada uno debe descubrir su propio camino de oración (el que Dios nos ha marcado para cada uno), aunque el camino de los otros nos puede servir de orientación. Además, toda vida cristiana y religiosa, o está fundada en la oración o no es vida cristiana ni religiosa. Y es que la oración es el medio ordinario de comunicación con Dios. Nadie puede ser cristiano sin una oración diaria, tranquila, seria, reposada, de escucha... Una vida cristiana sin oración se convierte en una ideología o en unos ritos vacíos o en la más espantosa de las mediocridades.
            El evangelio nos presenta a Jesús continuamente orando, de noche y de día. Antes de hacer algo importante Jesús oraba: * oró 40 días antes de iniciar la vida pública, * oró en el Bautismo (Lc. 3, 21), * oró antes de elegir a los doce apóstoles (Lc. 6, 12), * oró antes de enseñar el padrenuestro (Lc. 11, 1), * oraba después de un día agotador de trabajo apostólico, * oraba antes de iniciar otro día agotador de trabajo apostólico, * oró en la transfiguración (Lc. 9, 29), * oró en Getsemaní antes de su pasión, etc.
Cristo dice que Él es el camino, la verdad y la vida, que nadie va al Padre si no es por Él. Pues bien, para llegar a Dios Padre tenemos que hacerlo a través de Cristo, pero para llegar a Cristo hemos de hacerlo a través de la oración (junto con otras cosas: Biblia, sacramentos, amor a los prójimos y a los enemigos, etc.). La oración nunca puede faltar. Esto lo sabían los santos y en todos ellos encontramos la oración. Por ejemplo, en los conventos de carmelitas de Sta. Teresa de Jesús hay una frase que dice: “En esta casa hablamos con Dios o de Dios”.
            Antes de empezar a deciros cosas prácticas sobre la oración hemos de conocer algunas premisas muy importantes y hemos de procurar en nosotros mismos unas actitudes, sin las cuales no podrá haber auténtico contacto con el Señor a través de la oración. 
            PREMISAS:
            1) Se ha de distinguir entre rezar y orar: *Rezar consiste en la recitación de plegarias compuestas por otros como el Ave María, el Padre Nuestro, el Rosario, el Credo… En estos casos –en que rezamos- hemos de procurar que nuestra mente marche al unísono con lo que dicen nuestros labios, y que nuestro corazón marche al unísono con lo que dicen nuestros labios y lo que piensa nuestra mente. Es lo que se conoce por rezar con atención y con devoción. * Por otra parte, orar puede entenderse como el diálogo que tenemos con Dios a través de nuestras propias palabras en que comentamos nuestras cosas a Dios, o le pedimos, o le damos gracias, o le alabamos, o meditamos sobre algo que hemos leído o sobre algo que nos ha pasado, pero sobre todo hemos de tener en cuenta que… (pasamos al segundo punto)
2) …la oración no es algo que se hace, sino que se recibe… de Dios. Ir a la oración es ponerse a mendigar, a pedir (“El Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza, pues nosotros no sabemos orar como es debido, y es el mismo Espíritu el que intercede por nosotros con gemidos inefables” [Rm 8, 26]). Yo no oro, es Él quien ora en mí. La oración auténtica y plena es la que Dios mismo nos da. Él ya sabe todo lo nuestro; no tendríamos que decirle nada, no tendríamos que pedirle nada. Nosotros no sabemos, Él sí sabe, por eso tenemos que escucharlo. La oración es sobre todo escucharle a Él, es recibir de Él. Lo dicho en el punto primero es preparatorio para este segundo punto: rezamos, meditamos, pedimos y damos gracias para preparar nuestro espíritu, para sosegar nuestro ser: nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu para recibirlo a Él. Por eso, caminamos en la verdadera oración cuanto más callamos, cuanta más capacidad de silencio y de recogimiento tenemos.  callamos, cuanto m la verdadera oraci cuerpo, nuestra mente y nuestro espos gracias para preparar nuestro espamos o
3) Hemos de orar en todo momento, o por mejor decir, hemos de recibir y estar abiertos a la oración (de Dios) en todo momento, incluso cuando dormimos. Al principio la haremos unos determinados minutos, pero, cuanto más inserta está la oración en nuestra vida, más nos daremos cuenta que brota de nosotros y en nosotros en cualquier momento.
            ACTITUDES:
            1) Una de las actitudes que debe tener el orante es la constancia. Importa ponerse en oración todos, todos los días, aunque sea simplemente unos minutos, aunque sean dos minutos. Con la constancia lograremos habituar nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu a un orden, y lo someteremos a nuestra voluntad para no ser esclavo de nuestros impulsos de pereza, de desidia… de los pecados capitales. Posteriormente someteremos nuestro entero ser a Dios.
            2) Otra actitud necesaria es la confianza. Vemos que ésta es muy importante en la oración de Jesús: su certeza total y absoluta de ser escuchado (Mt. 7, 7-11)[1]. Esta certeza es fuente, origen y condición de la oración. Aquel que no confía en ser escuchado no ora. Jesús confiaba totalmente en esta escucha de su Padre y por ello oraba.
            3) La esperanza es condición para orar, es actitud necesaria para orar, pero también es fruto de la misma oración. Los judíos llaman a Dios Adonai: Señor, Elohim: el Otro, Yahvé: Yo soy el que soy, el que existo. Los judíos tenían y tienen miedo a Dios. No pueden ver su rostro, porque si no se mueren (película de Indiana Jones y el Arca perdida en una escena al final en que mueren todos los que no cierran los ojos al abrir el Arca de la Alianza). Pero Jesús nos enseña que Dios es papá, papaíto, papi querido. Jesús se sentía profundamente Hijo de Dios y con confianza oraba, se comunicaba con El. En el tiempo que vivió en Nazaret oculto, muchas veces se apartaba a los montes cercanos a orar en soledad y allí fue descubriendo que Dios no es el terrible, sino el papá, su papá. Por eso, para nosotros, los cristianos, Dios es Padre, papaíto. Esto no es una idea, esto hay que sentirlo en la propia carne. Hay que sentirse querido por Dios. Hasta que uno no perci­be esto no puede orar ni ser auténtica y profundamente cristiano. Por todo ello, el cristiano que sabe que Dios es Padre vive en la esperanza radical de la bondad de este mundo, de un mundo nuevo (Reino de los cielos) que vendrá, de que el amor divino lo transforma todo y es todopoderoso.
            4) La humildad es la última actitud en la que hoy voy a fijarme. No puedo ir ante Dios de igual a igual. Él es Dios, yo soy criatura caduca; Él es rico en bondades, yo soy pobre y miserable; Él es santo, yo soy pecador; Él es Padre, yo soy hijo; Él ama, yo soy amado y enseñado a amar.

[1] “Pedid y recibiréis; buscad y encontraréis; llamad y os abrirán. Porque todo el que pide recibe, el que busca encuentra, y al que llama le abren. ¿Acaso si alguno de vosotros su hijo le pide pan le da una piedra?; o si le pide un pez, ¿le da una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan!”

SOBRARON TRES VUELTAS: ANÁLISIS DEL GP DE HUNGRÍA



Quién nos iba a decir que en esta temporada viéramos a un Ferrari muy cerca de ganar una carrera. Vamos, ni locos. El sábado viendo la clasificación con unos amigos bromeaba con la remota posibilidad de que una oleada de penurias que fueran despejando del camino a los posibles rivales de los dos coches rojos como la única opción de poder conseguir la primera fila del domingo, ahí es nada. Duró poco ¡no se puede contar con Kimi para nada! ni siquiera para soñar. De la enésima desilusión del sábado, por decir algo ya que a estas alturas de la historia perdí por el camino el concepto de lo que es la desilusión a lo sucedido el domingo dista años luz.

Cada día me sorprende más este deporte, estoy que no me lo creo. Parece que los hados se han puesto de nuestra parte, han cambiado el guión de la película que narra la competición pasando del insoportable monólogo que hasta ahora nos estaban ofreciendo los chicos de Mercedes a un película más coral, de intriga y acción con ciertos apuntes de dramatismo aunque pare ser sincero, lo de Fernando y Hamilton este fin de semana lo encuadraría perfectamente en una peli de ciencia ficción.
Bendito sean los errores, benditas sean las averías, bendita sea la lluvia y los coches de seguridad que nos han permitido disfrutar de cuatro carreras extraordinarias cuando en condiciones normales estaríamos hablando de cuatro soporíferas actuaciones.
Bueno amigos, concluyó el Gp de Hungría de F1 con la buena sensación de haber visto una carrera divertida, igualada y emocionante gracias a las múltiples circunstancias que se vivieron durante todo el fin de semana. A pesar de que Daniel Ricciardo haya conseguido la vitoria en ésta cita con un Red Bull el panorama ha cambiado poco, el dominio de Lewis en tierras húngaras es indiscutible, de hecho creo que es la carrera que más veces ha ganado y si no es así poco le faltará pero nuevamente el coche le dejó tirado en la calificación,  ya van dos seguidas y de nuevo tocaba remontar para intentar minimizar la pérdida de puntos con respecto a su compañero y digo que lo hizo bien el chico, no solo no perdió si no que le ha recortado terreno.
La fortuna a veces te da y otras te quita y en esta ocasión hubo una ración de cada para el ingles. Si en Alemania fue un disco de freno, en Hungría ha sido una fuga de gasolina la que produjo una gran barbacoa en el W05 pero en la vida no siempre te tocan cosas malas, y la salida del safety primero y la negativa a ser adelantado por su compañero le condujo al tercer peldaño del podium pero vayamos al principio.
Todo parecía de color de rosa para Nico salía desde la pole y veía a su máximo rival tirado en la Q1 con el coche en llamas, saliendo desde el pit lane, en uno de los circuito donde adelantar es más que difícil en condiciones de seco pero ese amable color cada vez fue tornándose más oscuro a medida que fueron pasando las horas. El domingo amaneció con lluvias por la zona y la pista perdió su amabilidad natural para convertirse en un arma de doble filo. La carrera se inició en condiciones de mojado, intermedios en los coches pero se daba la circunstancia de que había partes del trazado que estaban totalmente secas. La salida fue limpia y sobre toda mala para Vettel que veía como perdía posiciones con Bottas y Fernando aunque pudo recuperar la del español y por detrás Lewis se salvaba in extremis de tragarse el muro en la primera vuelta. ¿Fortuna? Sí.  Acertar en esas condiciones era difícil, permanecer en la pista más y no tardaron en ocurrir los incidentes. Nico volaba bajo para conseguir una amplia ventaja que le permitiera disfrutar sin riesgos del resto de la carrera hasta que el coche de Ericsson se empotraba contra el muro y la lió de lo lindo. 
La salida del coche de seguridad pilló en mal momento a la cabeza de carrera ya había pasado por la entrada de la calle de boxes y de una tacada pasó de liderar la carrera a situarse en la cuarta posición. Ahí estuvo una de las claves del Gp, en esa “mala fortuna”. Button, Ricciardo, Massa y por detrás Hamilton que por aquel entonces rodaba el décimo tercero  entraron a cambiar ruedas en el giro 9 y los de arriba en la 10 de ahí la pérdida de posiciones. Nico se situaba cuarto. En McLaren la cagaron y sacaron a sus dos coches con intermedios esperando una lluvia que nunca llegó.
Se relanza la carrera con Daniel líder tras ser el primero en entrar y Fernando empieza a remontar posiciones con su extraordinario ritmo, marcando una sería de vueltas rápidas que le llevó a la tercera posición. A esas alturas de carrera Rosberg, Vettel y Hamilton rodaban juntos detrás de un incómodo Vergne que les amargó la vida durante el tiempo que rodó delante de ellos pero el accidente de Pérez volvió necesitar la presencia del coche de seguridad, marcando el segundo punto clave de la tarde.
En ese punto las estrategias se repartieron. Daniel aprovecho la ocasión para entrar a cambiar las ruedas y visto lo sucedido al final fue la más acertada. El resto decidió estirar el juego que ya montaba, siendo Nico el primero y Lewis el último en entrar a cambiarlos, algo que posteriormente prendería un incendio dentro de Mercedes que aún está generando llamas. La negativa del ingles a dejarse ser superado por su compañero le costó seguramente la victoria al rubiales pero encendió la mecha y dio alas a todos los que opinan que desde Mercedes están realizando un trato de favor para piloto patrio. La verdad es que este año al ingles le ha mirado un tuerto, con perdón para los que lo sean y eso en la prensa inglesa no sienta bien. Los británicos son muy recelosos con todo lo que le ocurre a sus paisanos, y empiezan a ver una mano negra detrás de todo. Es normal que sean recelosos, saben a ciencia cierta que hace siete años se la jugaron a Fernando en McLaren y claro, piensan que todo el mundo tiene la misma condición. Si a todas estas averías sumamos la primera orden de equipo que aconsejaba al morenito que hiciera algo que desde la cúpula decían a boca llena que nunca ocurriría, peor lo ponemos. En parte tienen razón, Lauda dijo hace dos semanas "La lucha siempre fue libre entre los dos pilotos y se mantendrá así” y si dices eso tienes que predicar con el ejemplo. Lo cierto y verdad es que Lewis tiene que estar más escamado que un pavo por navidad pero hay que valorar su esfuerzo en estas dos carreras donde ha estado contra las cuerdas y ha sabido minimizar los daños, pasando de una sangría importante de puntos a seguir pegado a su compañero en la lucha por el mundial. No quiero ser adivino pero posiblemente estos puntos recuperados sean los que al final del año le conduzcan a ser campeón. Durante todo este año siempre ha navegado contracorriente pero ha podido reponerse a las adversidades en casi todas ellas. El W05 da muestras de ser un coche veloz y potente donde los haya, su corazón es el que late más fuerte de toda la parrilla pero lejos de mejorar van empeorando con el paso del tiempo.  Cada vez son mayores los problemas de fiabilidad de sus monturas y eso puede desequilibrar la balanza del campeonato.
Después de la negativa, Nico vio como perdía un valioso tiempo que al final del envite le hubiera servido para llegar con ruedas más frescas a la batalla fina, pero cuando llegó lo hizo tarde, casi sin pólvora y no fue capaz siquiera de adelantar a su compañero. Mal se tiene que sentir el alemán, ha visto como se le han escapado dos oportunidades de oro para escaparse en puntos y tomar con más calma el resto del mundial. En su tierra no pudo hacer nada para evitar la remontada pero en Hungría sí y eso ha sido un puñetazo bien duro en su moral. Verlo partir desde el pitline y terminar por delante tuya que saliste desde la pole tiene que doler y mucho. Ya lo dije hace una semana, habrá un antes y un después del Gp de Inglaterra y parece que lo estamos viendo. 48 posiciones remontadas en las últimas cuatro carreras lo dicen todo.
Siguiendo el hilo de la carrera, llegamos al momento decisivo, tres  pilotos, dos estrategias, un solo premio, ser el mejor y ese honor se lo llevó Ricciardo. Nadie dudará a estas alturas que el chico tiene mucho más talento del que se le suponía. Cada día me sorprende más, es rápido, calculador, limpio en los momentos de máxima agresividad, vamos un talento y eso se describe rápidamente con un dato, es el único piloto fuera de la órbita de Mercedes que ha conseguido ganar carreras. Es cierto que la fortuna le sonrió este fin de semana, pero esa fortuna tan esquiva a veces hay que saber buscarla. Cuatro segundos le sobrado a Fernando para poder haber entrado en boxes y visto lo visto hubiera reescrito la historia pero no hay que dudar que desde el muro optaron por la mejor opción  cuando salió el segundo safety car. Todo perfecto pero el coche hay que llevarlo a la meta como ganador y eso lo hace el piloto. Chapó por el australiano que está dando un baño antológico a su laureado compañero, que no es poco  y se está ganando rápidamente el respeto de todos sabiendo exprimir al máximo una máquina que lejos de la perfección demuestra su valía cuando transita por pistas donde no es necesario tener un corazón potente, aunque otro no pueden decir lo mismo.
Tres vueltas, tres le sobraron el Gp de Hungría para poder ver a Fernando en el escalón más alto del podium. No me lo terminaba de creer, fue un autentico regalo. Verlo liderar la carrera podía entrar dentro de los planes viendo las circunstancias en la que se estaba disputando, pero verlo mantener a raya a los Mercedes con la esperanza de obtener la victoria no entraba ni en la mejor de mis previsiones en esta temporada.
Sus ultimas diez vueltas fueron de infarto. Había administrado bien las ruedas pero los envites que venían desde atrás parecían hacer posible el milagro. Tenía esperanza en que la poca velocidad punta del RB10 impidiera a Daniel superar a Lewis ya que si lo conseguía el sueño se rompería como así sucedió. Conservar la segunda plaza parecía también una tarea complicada dado el empuje de Hamilton, aunque al final el asturiano tuvo la ayuda involuntaria de Rosberg.
No sería justo decir que ha sido la mejor carrera del asturiano en lo que llevamos de años, pero si es la que más trascendencia ha tenido. No es lo mismo dejarse la piel por quedar séptimo que no sales ni en las fotos que segundo. Cuando  las cosas funcionan todos se apuntan al festejo pero cuando van mal las ratas salen despavoridas buscando carroña para llenar su barriga. Algo así sucede con la prensa italiana que le ha dado de lo lindo al español para ahora  deshacerse en elogios por el “triunfo” del domingo. Cuánto tienen que agradecer todos  los seguidores leales de Ferrari al talento desaprovechado en este equipo por Fernando. Cuando termine su periplo en Italia seguro lo echarán de menos y sería justo que le agradezcan la labor  ahora que aún pueden disfrutar de él en la pista y no ponerle trabas cada fin de semana cuando realmente es el equipo quien no merece tener un piloto de esta categoría . Si la labor de un piloto y la valía de un coche debe ser comparada con alguien, ese es con su compañero. Ahí están los datos, Kimi uno de los supuestos mejores pilotos de la parrillas que ha dejado de serlo por algunos detractores del asturiano después de lo visto este año, las vueltas que da la vida no entró en la Q1 y terminó la carrera séptimo.
El coche poco que decir, sus carencias y virtudes siguen siendo las mismas. Hungaroring no se adaptaba en principio a las características del F14T pero tanto las condiciones de mojado en la pista como la poca dependencia del motor en este trazado lo igualaron todo.  
En un deporte como es la F1 todos buscan ganar pero no siempre se consigue aunque habría que matizar que a veces no ganar no significa lo mismo que perder. Ayer en Hungría ganó Ricciardo por llevarse la victoria pero sobre todo ganaron Fernando y Hamilton. En esta ocasión perdió Rosberg, pero sobre todo también perdió y mucho Vettel. Nuevamente, y ya van siendo muchas no supo dar muestras del talento que se supone que tiene. El coche no es un pepino pero dependiendo del circuito muestra signos de poderío. Ya va siendo hora que despierte de su largo sueño que como tarde mucho el mito se terminará de caer por los suelos.
En fin, finalizó así una de las mejores carreras  que se recuerdan de los últimos tiempos, con tres pilotos luchando por la victoria en las últimas vueltas y con un Fernando Alonsoque de nuevo dio una lección de pilotaje, sin olvidarnos del carrerón de Ricciardo y la nueva exhibición de todo o nada de Lewis Hamilton.
Chapó por usted Sr Alonso, me quito nuevamente el sombrero y felicidades a Ferrari por arriesgar con la estrategia. No salió a la perfección pero estuvo cerca de conseguir el milagro, solo sobraron tres vueltas pero con buena actitud por parte del equipo y con el derroche de talento del muchacho espero que pronto podamos verlo de nuevo en lo alto. En esta ocasión no salió de Hungría como ganador pero bien seguro es que no lo hizo como perdedor. Otra vez será, pero eso será otra historia.