miércoles, 2 de julio de 2014

PREVIO Y PORRA DEL GP DE INGLATERRA



Bueno amigos, después de un clásico venido a menos este fin de semana toca viajar a unos de los grandes del campeonato y no solo por tradición sino  por belleza, prestaciones, donde se  suelen ver carreras muy divertidas. Bienvenido al Gp de Inglaterra, bienvenidos a Silverstone.
Qué destacar del trazado ingles. Es una pista más rápidas, exigentes y complicadas del calendario y que tras la reforma integral realizada hace algunos años anteriores ha pasado a convertirse en una de los circuitos más modernos del calendario. El mito de Silverstone arranca cuando se inició el primer Gran Premio de la historia en 1950, en un aeródromo inactivo desde la Segunda Guerra Mundial situado a unos 80 km de Londres. Las tres pistas de despegue, trazadas en el clásico formato triangular de la época, aún pueden apreciarse dentro del circuito y mucho ha cambiado hasta nuestras fechas. El “nuevo” trazado tiene una longitud es de 5.891 metros y es junto a Spa las pistas más largas del mundial. En carrera se tendrán que realizar 52 giros para cubrir una distancia de 306.227 km. Lo conforman 18 curvas, 9 de ellas a derechas y 9 a izquierdas. Su cercanía a la sede de la mayoría de los equipos, prácticamente es la cuna de gran parte de ellos hace que no se tengan que desplazar y eso gusta al personal.
La parte más destacada de esta pista sigue siendo la que abarca desde Copse hasta Stowe,  donde están las famosas S, una muy rápidas que cuenta con una serie de curvas enlazadas devora neumáticos, que incluye las curvas Maggots y Becketts, y la recta del Hangar haciendo que la preparación de los coches aquí sea muy importante. Junto a Farm y Bridge son los puntos clave para explotar los potenciales de los monoplazas con buen motor, que sean muy rápidos, estables y unas reacciones nobles para con el piloto, que debe escoger muy bien el sitio para trazar la línea correcta pueda lograr buenos tiempos. Este es el sector más importante del circuito, donde el coche requiere una mayor carga aerodinámica y hacia el que va dirigida la puesta a punto.

Por tanto Silverstone es una pista muy rápida pero también muy compleja con curvas lentas y otras, las mencionadas anteriormente en las que se llega a alcanzar más se 250 km/h. Esta combinación de rectas con curvas que se trazan a baja velocidad facilita la tarea a los pilotos que quieren adelantar, así que será fácil poder verlas.
El factor que más influye en el rendimiento del coche en esta pista es la aerodinámica. La clave para un buen tiempo por vuelta, manteniendo un buen ritmo en una de las carreras más exigentes es conseguir un coche perfectamente equilibrado y neumáticos que te permitan lograr esas décimas de segundo vitales. Para que un F1 pueda transitar estable por las zonas de curvas rápidas es necesario aumentar la carga, permitiendo así mejorar el  agarre. Esa búsqueda de estabilidad en las zonas de alta velocidad unido a una dirección suave para enlazar a la perfección las eses, hacen que los tiempos por vuelta mejoren. Por tanto Silverstone es una pista que requiere una buen agarre y tracción para salir con agilidad de las curvas lentas. Esa es la base pero los equipos intentarán buscar el equilibrio que mejor se adapte al estilo de sus monoplazas. Los ingenieros tienden a implantar niveles de carga aerodinámica medios y altos, con el objetivo de lograr pasos por curva lo más rápidos posible en la primera parte de la vuelta. Si te pasas de carga tendrás un coche demasiado lento en gran parte del circuito, las zonas rápidas. Aquí no se penaliza mucho en las rectas ya que  tienden a ser bastante cortas. Si te quedas corto volarás en las rectas pero el piloto sufrirá muchísimo  para mantenerlo en pista en las zonas de curvas. Así que carga alta pero sin colarse.
Este trazado cuenta con una superficie muy abrasiva haciendo que se deterioren muy rápido los neumáticos. Para este Gran Premio, la marca italiana ha decidido contar con el compuesto más duro de su gama, el duro (color naranja) y el medio (color blanco) para conseguir una mayor durabilidad y evitar el blistering, que son unas deformaciones que pueden experimentar los neumáticos por un uso demasiado duro y que suele ser habitual aquí.
Silverstone es un circuito de alta energía, y la naturaleza rápida y fluida del trazado implica que los neumáticos están constantemente sometidos a diferentes fuerzas: a veces varias al mismo tiempo. Con un pico de aceleración lateral de 5G, la temperatura en la superficie de los neumáticos puede superar los 110 grados centígrados. Este excesivo castigo hace que alcancen una temperatura interna excesiva, llegando a afectar muy negativamente a la carcasa, creando la aparición de bultos o ampollas.
El neumático medio es un compuesto de bajo rango de trabajo, capaz de lograr un rendimiento óptimo incluso a bajas temperaturas. Por otro lado, el compuesto del duro es de alto rango de trabajo, apto para altas temperaturas y condiciones de pista más exigentes. En Silverstone, las temperaturas se encuentran entre las más variadas del año: a veces puede haber un cambio de más de 15 grados de temperatura en pista entre las sesiones, por lo que la estrategia es difícil de predecir.
El circuito de Silverstone se utiliza con bastante frecuencia durante la temporada, especialmente con las carreras de apoyo durante el fin de semana del Gran Premio, por lo que la evolución de la pista no es un factor tan importante como en otros circuitos.
En condiciones de seco se espera que la mayoría de equipos opten a realizar al menos 2-3 paradas. Esta pista tiene un gran inconveniente, se pierde medio minuto en el paso por  boxes, toda una eternidad, así que los que cuiden las gomas y puedan realizar solo dos paradas cuentan con un buen colchón de tiempo.
Después de la carrera se realizarán los últimos tests de neumáticos de la temporada. Se realizarán  el martes y miércoles. Ferrari y Marussia rodarán para Pirelli el primer día, y Red Bull y Lotus el segundo día, como parte de la campaña de pruebas de desarrollo.

El clima es siempre un tema de conversación en el Reino Unido, por supuesto. En el pasado hemos visto de todo, desde un sol brillante a lluvia torrencial. Este año parecía que la cosa estaría más calmada pero no, la clasificación será movidita. El fin de semana se espera lluvias para el sábado y chubascos el domingo 
Silverstone no puede considerarse un circuito en el que los motores y frenos sufran mucho a pesar de que estén en aceleración máxima el 60% del tiempo de carrera, pero como las temperaturas suelen ser bajas la refrigeración es muy buena, pasándole lo mismo a los frenos al tener que utilizarse poco, solo el 16% de la vuelta, pero dadas las características especiales de este circuito, el coche no puede presentar debilidad alguna en ningún aspecto. Y es que Silverstone requiere un coche con un buen equilibrio, un motor de gran alcance y la potencia necesaria en altas y bajas revoluciones. El consumo de combustible es alto y todos tendrán que administrarse muy bien los 100kg suministrados. ¿Está claro quién dominarán?
Como en casi todas las carreras el trazado ingles contara con dos zonas de DRS, siendo Wellington el punto más clásico ya que ha sido utilizado en años anteriores y rectas Hangar será el nuevo puntos elegidos para poder activarse.
En fin, un gran circuito y sobre todo, muy divertido. Es una prueba  agota más la mente que el físico de los pilotos. Aquí Mercedes volverán a dominar de nuevo y los coches que muestran mejores prestaciones aerodinámicas se asomarán  por la cabeza. Esperemos ver una carrera igual entretenida que la anterior, pero eso será otra historia.
 PORRA 
 
Vamos, vamos! que nadie acertara que Button ocupara la tercera plaza en la calificación es imperdonable, jeje. Ya están los resultados de la porra para coronar como triunfador de la semana a Nacho con 11 puntazos. Señores, ni un solo cero !qué arte!. Tras el descanso vacacional del líder sus adversarios directos le acechan y se sitúan a nada, a tres puntitos Peiotto y a cuatro el infatigable Xabi. Próxima cita Gp de Alemania. Suerte a todos.