viernes, 5 de diciembre de 2014

Así será el 'ojo' más grande del mundo (video)



Dos años se ha tardado desde que el proyecto fue aprobado, pero ya tenemos luz verde: el telescopio óptico infrarrojo más grande del mundo comienza formalmente con su construcción en el desierto de Atacama (Cerro Armazones, Chile). Esto ha sido posible gracias a la intervención de Polonia, país que se une a la organización con una importante aportación económica, suficiente para alcanzar el 90% de la financiación -requisito de la ESO (Observatorio Europeao Austral) para comenzar con la primera fase de este mastodóntico plan. Esta etapa implica la construcción de la cúpula y de la estructura en sí, una hazaña que llevará 10 años (sí, diez) y la inversión de 1.000 millones de euros.


Pero, ¿qué tiene exactamente de especial este telescopio? Te lo contamos mejor tras el salto. Síguenos.



Galería | 4 Fotos


Ilustraciones - European Extremely Large Telescope



[Crédito imágenes: ESO/L. Calçada y J. Girard]


El bautizado como European Extremely Large Telescope (E-ELT) está así llamado a ser el telescopio de luz visible más grande del mundo allá por el 2024, cuanto esté listo para que disfrutemos de él. Será de tipo óptico infrarrojo, disfrutando de un espejo primario con una apertura de 39 metros -para que te hagas una idea, casi la mitad de la longitud de un campo de fútbol. El diseño de este espejo es toda una revolución y estará basado en un esquema de cinco espejos capaces de ofrecernos una "imagen excepcional", según reconoce emocionada la ESO. Existirá además un espejo secundario, de 6 metros de diámetro.


This artist’s impression shows the European Extremely Large Telescope (E-ELT) in its enclosure. The E-ELT will be a 39-metre aperture optical and infrared telescope sited on Cerro Armazones in the Chilean Atacama Desert, 20 kilometres from ESO’s Very Large Telescope on Cerro Paranal, which is visible in the distance towards the left.


Gracias a ello podremos disfrutar por ejemplo de la vista de exoplanetas rocosos, observando sus atmósferas, algo que el Very Large Telescope (VLT o Telescopio Muy Grande), buque insignia hasta ahora de la astronomía terrestre europea, solo es capaz de detectar indirectamente. Para compensar las aberraciones producidas en la imagen por turbulencias atmosféricas, el E-ELT contará además con más de 6.000 actuadores que pueden adaptarse y cambiar la forma de sus espejos mil veces por segundo.


La ESO reconoce que su Telescopio Europeo Extremadamente Grande -aunque suene un poco a chiste, su traducción oficial es esa- podría llegar a revolucionar la percepción de lo que nos rodea de igual forma que lo hizo Galileo hace ya 400 años. ¿No es emocionante? Una nueva ventana está a punto de abrirse al universo y vamos a poder disfrutar de ello.






Fuente: Engadget en Español