lunes, 28 de mayo de 2012

ANÁLISIS DE MÓNACO: WEBBER SE QUEDÓ LA CORONA



Se terminó el Gp de Mónaco, la sexta carrera del mundial y la sensación que me queda es ciertamente grata por dos motivos, uno por el liderato en solitario de Fernando, quién nos lo iba a decir a principios de año y una segunda, no menos importante es el haber conseguido aguantar sin dormirme hasta la vuelta 55, cinco más que el año pasado y eso no es poco, así que hay que ser agradecido, ¡Gracias Sr Vettel! por animar un poco la carrera con una estrategia distinta, aunque más bien habría que agradecérselo a los chicos del muro que le aconsejaron el sábado salir a la Q3 con los neumáticos más duros, cosa que mucha gracia no le hizo al muchacho.
Lo siento pero no puedo con esta carrera, la quitaba del calendario sin dudarlo un segundo ¿quién se apunta conmigo?, ya lo dije en la previa, me resulta aburridísimas, y por mucho que digan que ahora es más fácil
adelantar yo me río cuando lo oigo y si no, que se lo pregunten a Button, que terminó desquiciado detrás de un Caterham. Todo lo que no sea salir delante o tener un golpe de suerte, llámese accidente o lluvia inesperada justo cuando todos han cambiado ruedas no te da opciones de victoria salvo que lo puedas hacer en boxes y si encima este año las temperaturas son tan benévolas que permite a los coches realizar la carrera con dos juegos de gomas, pues peor lo tenemos los espectadores.
 Esta carrera deja dos conclusiones claras, una es que definitivamente tendremos que bajar de los altares a los McLarens y otra  es que no te puedes fiar de nadie por lo visto en los entrenos libres. Red Bull parecía está perdidísimo, sobre todo en las manos de Vettel, aparentemente sin ritmo, con quejas de sus pilotos, con declaraciones victimistas sobre el bajo rendimiento del coche  y ¡zas!, pole gracias a la sanción de Schumi y victoria para Webber, el sexto ganador distinto del año, la tercera del equipo austriaco en Montecarlo y la segunda de la temporada que los sitúa lideres del mundial de constructores.  Con una carrera sin fisuras del australiano, sin errores ni  apreturas ya que los pit stop se hicieron en los momentos justos y nunca peligró su victoria, por mucho que se apretara todo al final. Distinta fue la carrera del alemán, condenado a salir desde atrás por su falta de ritmo en la calificación, estuvo a punto de volver a verle la virgen dos veces, una en forma de accidente que le obligó cortan por el carril de salida de boxes, lo que le hizo adelantar a tres coches en la salida sin ser sancionado y luego en forma de agua justo en el momento clave, cuando todos habían entrado a cambiar ruedas. Ya el año pasado le tocó la lotería pero tres veces son muchas y se conformó con la cuarta plaza final gracias a la estrategia que tanto criticó. Despues de las prestaciones que parecían tener en Australia le verdad es que poco a poco se están consolidando en los puestos delanteros. No es ni de lejos el coche que dominó en los campeonatos anteriores pero sí muestran signos de un evolución positiva y habrá que tenerlos muy en cuenta, más que los McLarens en la lucha por el mundial y no parecía que pudiera suceder eso hace varias carreras, aunque algunos los acusan de montar elementos que no son legales en el fondo plano, que se ser cierto, les hará dar un paso atras seguro.

Foto: nextgen-auto.com
 Lo visto el sábado parecía surrealista, seis pilotos en la Q2 en una sola décima con lo que las expectativas para conseguir la pole era muy inciertas, para frotarse los ojos. Al final y contra pronóstico fue Schumacher el que se la endosó, no tanto por el Mercedes que sorprendentemente se mostraba muy rápido si no por el protagonista ya que apostaba más por su compañero. Magnífica vuelta del Alemán, que dejó con dos palmos de narices a  Rosberg quien vio como le adelantaba también el australiano. No esperaba ya a estas alturas mucho de Michael pero los galones no se pierden tan pronto y sobre todo en un circuito donde el piloto es tan fundamental, así que impresionante día para él que se le escuchaba muy emocionado por la radio pero la sanción que traía de Barcelona le condenó a perder una carrera que seguramente nadie se la hubiera quitado.
El domingo se vio lo mismo que apuntaba las clasificatorias, total igualdad. En un circuito tan especial como este, hasta los HRT ruedan a poco más de un segundo de la cabeza así que los de adelante fueron en pelotón toda la carrera, solo dejando el espacio suficiente para poder conservar las ruedas y acercándose en las entradas de boxes para conseguir adelantar. Una vez conseguido salvar la primera curva poca historia que contar más, sólo Alonso pudo quitarse de en medio a Hámilton y Vettel adelantar dos posiciones más, y ahí se terminó la historia, solo las cuatro gotas del final consiguió despertarnos de la siesta y animar la carrera, pero más por el posible aumento de la lluvia que hiciera obligar a todos entrar a poner los intermedios o  que se produjera una derrapada mayor de lo normal, dejando algún coche en el muro que por la esperanza de que pudiera adelantar  alguien, así que trenecito final hacia la meta y los tres primeros terminando en menos de un segundo y medio.


La gran decepción, nuevamente, del fin de semana han sido los McLarens. Ya no hay más excusas, el coche no va y cada vez están más atrás. Button no lo puede controlar y Hamilton cada vez lo hace menos. Tienen que tener algún fallo, o en el túnel de viento o con los sistemas de fluidos o yo que sé, pero cada vez se parece más a lo sufrido por Ferrari el año pasado cuando las actualizaciones no funcionaban y daban pasos atrás olvidándonos ya de las buenas impresiones dejadas en Australia, con  un aparente estatus de dominancia sobre los demás que se ha venido abajo como un castillo de naipes y se pueden poner excusas pero ya son demasiados fallos para no considerarlos como un mal sistémico, siguen teniendo un coche muy rápido el sábado pero se diluyen en las carreras, no tratan bien las ruedas con lo que a mi parecer dejan de ser el mejor coche, el de referencia para conseguir este campeonato aunque queda mucho tiempo para que termine y puedan volver a la senda victoriosa.
Y si decepcionante me parece la actuación de los ingleses, que decir de los Lotus, que para muchos era el caballo ganador en esta pista. Ha sido un fin de semana desastroso para ellos, con un  Grosjean que estuvo en la puja para la pole pero que tiene el don de meterse en todos los fregados el domingo, con la enésimo abandono del Frances, que no se llevó a Fernando de milagro pero que termino comiéndose la rueda de Michael y que podía haber creado una montonera de antología. Este chico, o no sabe coger bien las trayectorias buenas como decía Marc o tiene mala suerte, lo cierto es que su carrera terminó en el muro mientras que Kimi mal vivía durante la carrera terminando muy atrás, así que otro de los candidatos al título, que apuntaba alto en pretemporada también por los suelos, con el agravante de no haber ganado todavía y si esto pienso de Lotus, de Williams o Sauber mejor ni comentar, fin de semana para olvidar.


Los que si parecen ver la luz son en Ferrari y que conste que esperaba algo más de ellos ya que un quinto puesto en parrilla me parece un mal resultado para un coche que parecía aspirar a la pole, pero tiene la escusa de la alta competencia. Buena la carrera de ellos, tanto de Alonso como de Massa, sí,  de Massa ¡cuanto tiempo sin verte chico!, aunque creo que en el equipo cometieron un error de precipitación importante que le podía haber dado, quizás, un segundo puesto final al ordenar a Fernando cambiar las ruedas cuando era de largo el más rápido en la pista cuando con aire limpio tiró a muerte después de que se quitara de delante a Hamilton al entrar este a  cambiar las ruedas. A mi parecer se cegaron cuando vieron que podían adelantar al ingles pero no se dieron cuenta que de seguir a ese ritmo podía haber pasado a Rosberg también, aunque esto es como uno quiera ver el vaso, Fernando lo vio medio lleno en la rueda de prensa, pensando en que era líder del mundial, dejando a todos sus inmediatos seguidores atrás pero creo que se perdió una gran oportunidad ya que no se apreciaban síntomas de desfallecimiento en las ruedas. Ahora viene otra gran actualización para Canadá y se puede dar otro pequeño salto adelante, la verdad es que de los de adelante, el español es por ahora el que no falla y a poco que tenga algo de suerte y evolucione constantemente el coche, la luz se está haciendo en su futuro, sobre todo gracias a un magnífico sistema de salida que hace beneficiarse, sobre todo a Fernando entre una y dos posiciones  en carrera y eso es mucho en un campeonato tan reñido como este.


En Mercedes este fin de semana tocaba cal, o será arena, no sé, lo que si está claro es que las bajas temperaturas de la pista le benefició y mucho al conseguir sacar el máximo rendimiento a los Pirellis y en una pista donde no parecía adaptarse a su fisionomía de  altas velocidades.
En fin una carrera como dicen sin chicha ni limoná,  pero gracias a Dios es solo una vez al año y lo bueno que tiene es que después viene Canadá, una de mis carreras preferidas junto a Australia y Spá donde el espectáculo suele producirse a raudales, solo ver lo sucedido el año pasado para verlo http://angelesenlacabeza.blogspot.com.es/2011/06/bailando-bajo-la-luvia.htmlaunque seguro que este año será aburrida y me dejará malamente. Pero eso será otra historia.
Lo único destacado de Sauber en el fin de semana